lunes, 13 de junio de 2011

¡Indígnense!, por Stéphane Hessel


Entre la diatriba y el llamado vehemente a la acción política, este brevísimo libro ha sido un best-seller en Europa, y hasta se le ha atribuido influencia en recientes eventos. Sin embargo yo no encuentro en él nada nuevo, nada que no se haya dicho ya, y a veces mejor—se podría pensar en un Galeano, como ejemplo. Hessel defiende un modelo de estado que surgió de los conflictos de la primera mitad del siglo XX, y que ha sido desmantelado en los últimos veinte años. Sus luchas—muy impresionantes, no cabe duda—se dan contra enemigos identificables, algo que no ocurre de la misma manera hoy en día. ¿Quién es nuestro enemigo? ¿Existe un enemigo como tal? Quizás estamos hablando de un sistema perverso, cuyas fuerzas son móviles y se extienden por muchos ámbitos de la vida humana.

1 comentario:

Asterión dijo...

El mismo Hessel ha dicho que el libro es apenas de divulgación, y que quien desee tomar en serio sus ideas, debe además ir a otros autores de mayor peso.

Sobre el sistema, sí, perverso, eso es lo terrible y esa es su fortaleza.

Saludos