domingo, 14 de marzo de 2010

Los escritores mutantes

Se publica en "El cultural" esta discusión sobre el grupo mutante, cuyos miembros parece que están dando guerra en España. Aunque del artículo no puedo substraer una idea clara, completa del concepto estético que ampara a este grupo-paradójicamente la información es fragmentaria, como se clama que es la literatura mutante, o tal vez sea una discusión a la que llego tarde-, hay algunas pistas: desde libros españoles hasta Coetzee. ¿Nos sirve de algo? Toda discusión sobre literatura nos permite al menos echarle un vistazo a nuestra propia obra y a la realidad circundante.

1 comentario:

Juan Murillo dijo...

Sobre los "mutantes" dice Juan Francisco Ferré (que es uno de ellos) en su prólogo a su antología Mutantes - narrativa española de última generación, hablando sobre por qué son "mutantes":

"Vaya usted a saber lo que eso significa, si es que significa algo fuera de la estrategia performativa de decirlo por si cuela y pasa a convertirse en el nuevo slogan de toda una generación"

Eso calza perfectamente con lo que decía Gelbenzu de que la creación de este grupo tiene mucho de estrategia comercial.

Además tiene mucho de pose. Leer los escritos de uno de sus críticos, Fernandez Porta, es como leer el texto de un adolescente muy enojado con sus padres que se sobredosifico de lecturas de Tel Quel. Fernandez Porta y Fernandez Mallo (su autor insignia) típicamente se presentan haciendo un show de mezcla estilo VJ con música y video. O sea, más que escritores, sus personas públicas corresponden a la de unos chicos "cool". Aquí hay un post de F. Porta que ejemplifica perfectamente la imagen que pretenden crear: http://www.alfaguara.santillana.es/blogs/elhombre/2/blog-post/468/manifiesto-de-goteborg-+comentario-fdezfdez-en-mexico-df/

En cuanto al tipo de literatura que hacen, Ferré dice que:

"[está] contaminada por todas las formas culturales, alta y bajas, neutrales o comprometidas, corruptas o virgenes, que circulan en el hiper mercado del capitalismo tardío y la sociedad de consumo."

"Anclados en un discurso de las apariencias que no exluye, por cierto, el tomarse en serio lo más frívolo, lo más superficial de la sociedad y su cultura contemporánea"

Ambas apreciaciónes son exactas. A grosso modo el grupo tiene una fascinación con los textos fragmentados, con los iconos del pop norteamericano, con los productos de consumo masivo y con los medios masivos de comunicación. La fascinación no es crítica, sino de apropiación y aprobación. Lo suprefluo, desechable, brillante y vacío es para muchos del grupo el nuevo arte.
Aquí hay un ejemplo de Fernández Mallo defendiendo los anuncios de televisión como arte: http://www.elpais.com/articulo/opinion/anuncios/mejor/television/elpepusocdgm/20090503elpdmgpan_7/Tes

El grupo se gesta, tristemente, como dice Méndez Salmón, basado en un programa creado por sus críticos antes aún de que se escribiera la mayor parte del corpus literario que lo sustenta. De modo que es perfectamente posible lo que dice de su futuro:

"porque el tiempo pone a cada cual en su sitio, y dentro de unos años de todo este polvo levantado quedará lo esencial, un nombre, a lo sumo dos, nada más." Me atrevo a decir que tal vez uno, tal vez ninguno.

Aquí te dejo un link a un artículo mío en el que hice un análisis de paso a la primera novela de Fernández Mallo, Nocilla Dream: http://depeupleur.blogspot.com/2009/04/realismo-superficial-y-la-nueva-novela.html